Cartas al director

10/09/19 +Jerez Jesús Sánchez Bonilla

Resulta del todo punto inadmisible que alguien pueda decidir si una persona puede visitar o no la Casa de Dios y cuándo puede hacerlo. No estamos hablando de que se quiera acceder a una iglesia a las 5 de la mañana, no... A las 11,30 aproximadamente, poco antes del mediodía del pasado 3 de septiembre en Santiago, un individuo cuyo nombre desconozco ni sus funciones exactas, se arrogó la potestad de decidir si un minusválido podía o no entrar a la iglesia. Un discapacitado intentó acceder al templo, con resultado negativo.

Desilusionante, por cuanto este chico de 14 años padece parálisis cerebral y cuando se le lleva a una iglesia de visita -no puede guiar su carrito de ruedas por sí mismo- sus ojos desprenden una ilusión que esta persona seccionó de golpe. Las razones: no podía abrir la puerta trasera donde se encuentra la rampa de acceso. No sabemos si no tenía la llave, la había perdido o simplemente no le daba la gana.

La segunda razón: como estaba solo en la iglesia, no podía salir -un minuto, quienes conozcan Santiago saben que no es más- para ayudar a su abnegada madre a cargar con el carrito de ruedas los cuatro escalones de la entrada principal y luego superar la parte baja del postigo.

Es más, este sujeto le dijo a la mamá que volviera por la tarde, que entonces el pequeño sí podría entrar, ya que por la mañana él sólo recibe a los turistas. Tócate los... Y no sigo la frase porque no es de buen gusto, pero es lo que me viene al pensamiento.

Me pregunto, ¿este señor sabe lo que es la caridad cristiana? Y yo mismo respondo: en este país, le das una gorra a alguien y cree que es Capitán General.

Xerezmania Producciones S.L. ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo Objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que ha implementado: Desarrollo de app móvil para la mejora de competitividad y productividad de la empresa. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de Jerez