Los extranjeros y expatriados también pagan impuestos en España

12/08/19 +Jerez Israel Guerra

En plena discusión sobre los favores que reciben los extranjeros y expatriados cuando vienen a nuestro país y, para aclarar ciertos bulos que corren como la pólvora por las redes sociales, vamos a enumerar los impuestos a los que están obligados a pagar si se quedan a vivir en España.

Antes de seguir adelante y aportar información sobre los impuestos que deben de pagar estos trabajadores fuera de su país, debemos marcar cuál es la cualidad que los distingue, y es que el expatriado es aquella persona que, ya sea temporal o permanentemente, reside en un país diferente al que nació. Se aplica, como norma general, cuando las empresas envían a sus empleados a cumplir tareas profesionales a otro país.

Si estás en un caso como el que acabamos de definir lo más apropiado es que recurras a una asesoría fiscal en España profesional de la calidad de la asesoría Balcells. Si haces clic en el enlace sugerido en este párrafo, podrás acceder a su página web donde se muestran todos los servicios de asesoría y planificación fiscal que esta empresa ofrece a los expatriados.

Impuestos obligados en España a los extranjeros / expatriados

El primer paso que debe dar un expatriado para saber si ha de pagar impuestos en España, cuáles van a ser y cuál su cantidad consiste en saber si se es un residente en términos fiscales o no. Una distinción que es independiente al permiso de residencia que se tenga para vivir de forma completamente legal. Por lo tanto, con o sin un permiso de residencia formal, pero cumpliendo con todos los siguientes requisitos que veremos a continuación, se considerará a la persona residente a efectos fiscales.

Solo con cumplir uno de los siguientes tres requerimientos se considerará residente fiscal; vivir en España por un periodo superior a 183 días por año (no tienen por qué ser consecutivos), tener intereses económicos dentro de las fronteras, es decir, realizar una actividad de carácter profesional, ya sea por cuenta propia o para terceros, y que el cónyuge y / o hijos vivan en España.

A continuación, podremos ver los tipos de impuestos a los que están obligados las personas extranjeras que trabajen en territorio español.

El impuesto sobre la Renta

Todos los salarios que se hayan conseguido como consecuencia de ejercer un trabajo como empleado o como trabajador por cuenta propia y que se regulan a través de las facturas presentadas, las ganancias de capital provenientes de dividendos, aportaciones y prestaciones de pensiones, son las obligaciones que se deberán tributar bajo este impuesto, siempre que se tenga el grado de residente fiscal.

Traducido en números quedaría de la siguiente manera:

Si se gana por debajo de la cantidad de 12.450 € anuales, solo pagarás el 19 % de este impuesto, si es de entre 20.200 a 35.200 será del 30 %, de entre 35.200 a 60.000, el 37 %, y si es superior a los 60.000 €, el porcentaje a pagar alcanzará el 45 %.

Si no se tiene esta consideración solo se pagará el impuesto sobre la renta de los ingresos que se han generado en España, y una tasa impositiva fija del 25 % sobre el ingreso sobre el ingreso bruto. Además, no se podrá deducir ningún gasto.

La Seguridad Social

A no ser que se reciba un certificado de cobertura desde el país de origen del expatriado, también estará obligado a contribuir al sistema de la Seguridad Social. En este caso existe una diferencia entre los residentes, que podrán deducir estas contribuciones, y los no residentes, que no podrán hacerlo. Por otra parte, la asesoría antes mencionada podrá informar al interesado sobre la Ley Beckham, con la que podrá pagar una tarifa única fija del 25 % sobre los ingresos, ahorrando dinero, considerando al sujeto como residente a efectos legales.

El impuesto al Patrimonio

Indiferentemente a la consideración o no de residente fiscal, el extranjero afincado y con trabajo en España estará obligado a pagar el impuesto sobre el patrimonio si se es propietario de algún inmueble. Este impuesto grava sobre todo tipo de activos, ya sean propiedades en bienes inmuebles, como coches barcos, inversiones y ahorros, piezas de arte…, aunque con la condición de que superen un valor determinado; 700.000 € (500.000 € en Cataluña), con un subsidio adicional por la vivienda en la que se reside habitualmente de 300.000 €.

El impuesto de sucesiones y donaciones

Este es un impuesto obligado al pago por todo aquel que acepta un activo dado, concedido como herencia. Dependerá de dos situaciones; si el activo heredado se encuentra en España, independientemente de donde resida el beneficiario, y si el heredado vive en España, independientemente del lugar donde se encuentre el activo causa de la herencia. La cantidad a pagar en ambos casos dependerá de la región y el municipio donde el extranjero se encuentre.

Impuestos sobre ganancias de capital

Si se vende una propiedad o acción de alguna empresa, es decir, si se obtiene algún tipo de ganancia de capital se deberá pagar entre un 19 y un 23 % de impuestos según el beneficio obtenido, siempre que se sea residente fiscal tendrá derecho a bonificaciones y exenciones de tal calibre, y puede incluso no tener que pagar este impuesto. Por el contrario, si no es residente solo tendrá derecho a deducir los gastos de abogado, notario y agencia que hayan gestionado la operación.

Xerezmania Producciones S.L. ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo Objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que ha implementado: Desarrollo de app móvil para la mejora de competitividad y productividad de la empresa. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de Jerez